Monthly Archives: June 2017

Tipos de infecciones gastrointestinales (GI)

Los problemas intestinales suelen ser muy obvios de observar y estos pueden derivar principalmente en diarreas y deshidratación.

Veamos los tipos de infecciones gastrointestinales que se pueden tener:

  1. a) Diarrea

La diarrea se caracteriza por evacuaciones intestinales frecuentes, sueltas y acuosas (heces). La diarrea es un síntoma y puede indicar una infección o inflamación del tracto gastrointestinal. Las infecciones pueden ser causadas por virus, bacterias, hongos o parásitos.

En este caso es necesario acudir al médico para que se evalúe y pueden ser necesarios estudios de laboratorios para determinar la causa de la infección.

Ciertos medicamentos también pueden causar diarrea. La diarrea puede ser de naturaleza leve a severa. Si es leve o grave depende de la frecuencia, el volumen y la consistencia de las heces. Las enfermedades diarreicas pueden ir acompañadas de fiebre.

En algunos casos, la diarrea severa puede causar deshidratación. Los bebés, los niños pequeños y los ancianos corren el mayor riesgo de problemas graves asociados con la deshidratación. A veces pueden ir acompañadas de vómitos, lo que aumenta los riesgos de deshidratación.

Los signos de deshidratación pueden incluir:

  • Pérdida de la elasticidad de la piel
  • Labios secos, lengua y membranas mucosas
  • Sed
  • Disminución de la producción de orina
  • En los bebés, las fontanelas deprimidas o hundidas (puntos blandos en la cabeza)
  • Una apariencia de ojos hundidos
  • Cambios en el comportamiento que van desde inquietud hasta fatiga extrema y debilidad

El cuidado general de la diarrea se centra en el reemplazo de fluidos corporales perdidos y sales como prevención de la deshidratación.

Cuando la diarrea es leve, los cambios en la dieta y el aumento de la ingesta de líquidos pueden compensar las pérdidas de líquidos.

Conforme se va evolucionando, se puede pasar de una dieta líquida clara, incluyendo té, bebidas deportivas y caldo y “aplanado” a una progresivamente avanzada. En caso de deshidratación severa, la hospitalización y líquidos intravenosos pueden ser necesarios.

Las medidas generales de confort incluyen recubrir el área rectal con una preparación de vaselina. Esto ayudará a proteger la piel y reducir la irritación de las heces diarreicas frecuentes.

Los pañales sucios y la ropa también se deben cambiar inmediatamente. El niño mayor y el adulto pueden ser alentados a enjuagarse la boca con agua regularmente. Esto ayuda a aliviar la sequedad de la boca y el “mal gusto” asociado con la enfermedad y es especialmente importante después de vomitar.

  1. b) Diarrea infecciosa

En la diarrea infecciosa, varias medidas se utilizan para reducir las posibilidades de propagación de la enfermedad a otros miembros de la familia.

Puede ser más fácil para la persona infectada usar tazas, platos y utensilios desechables. Los pañales, ropa y ropa de cama sucios deben mantenerse separados y lavados por separado de la ropa de la familia.

Los baños deben limpiarse con una solución desinfectante tan a menudo como sea necesario. El lavado frecuente de las manos es esencial para todos.

  1. c) Diarrea sangrienta

La diarrea sangrienta y la diarrea acompañada de calambres abdominales severos pueden ser signos de enfermedades distintas de las infecciones.

Estos síntomas siempre deben ser reportados al médico. La diarrea puede ser causada por muchas cosas además de las infecciones, incluyendo ciertas drogas, mala absorción, enfermedades inflamatorias intestinales como la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn, etc., y puede ser necesario realizar pruebas de laboratorios adicionales para determinar su causa.

Reacción de Herxheimer

Cuando una persona se encuentra siguiendo un tratamiento para evacuar los parásitos o levaduras del cuerpo resulta que el cuerpo tiende a reaccionar y puede ser incómodo a veces.

Esta reacción llamada Herxheimer, nombrada por el dermatólogo alemán que la descubrió, es básicamente la incomodidad causada por todo el proceso que está haciendo el cuerpo para desecharlos.

Es por ello que, cuanto más rápido se traten los síntomas ante los remedios más potentes que se tomen, mayor será la probabilidad de experimentar esta reacción.

Cuando se encuentra en pleno tratamiento es recomendable seguir una dieta anti-levadura / parásito durante varias semanas antes de comenzar y continuar con una serie de suplementos para ayudar a minimizar esta reacción ya que también mantienen los síntomas a raya.

Será posible que seas mucho más propenso a contagiarte de un simple resfriado a la semana o después de comenzar a tratar el tema de la desparasitación.

En sí, esto es en realidad una reacción leve Herxheimer por lo que el respaldo de los suplementos y beber más agua debe ayudar a pasar rápidamente esta situación.

Como se observa, el eliminar la levadura y los parásitos es un trabajo difícil para el cuerpo.

Durante este proceso, es muy importante que se apoye al cuerpo tanto como sea posible con un ejercicio regular, una buena dieta, un sueño adecuado y limitando la exposición a las toxinas.

El remojo en un baño de sal de Epsom (1/2 taza de sales de Epsom en agua de baño caliente) también ayudará a eliminar las toxinas a través de la piel.

Beber suficiente agua ayudará a eliminar las toxinas más rápidamente y el sueño adecuado le dará al cuerpo el tiempo suficiente para regenerarse.

Durante este tiempo, es de vital importancia que no se consuma azúcar o carbohidratos, ya que esto hará el proceso mucho más lento y mucho más incómodo.

Una dieta libre de granos y sin azúcar es vital para eliminar la levadura y los parásitos del cuerpo.

En su lugar, el consumo de suficientes verduras crudas durante este tiempo ayudará a mantener tus niveles de energía además de limpiar el cuerpo más rápido.

Una nota importante…

Solemos escuchar que ante el estilo de vida que tenemos es conveniente realizarse una desparasitación una o dos veces al año y para ello, vemos que en las farmacias se encuentran toda una serie de opciones para hacerlo.

Aquí es donde viene la nota importante… no todos tenemos bichos en el estómago y de ser así, no necesariamente son los más “tradicionales”.

En general, los medicamentos que encontramos de venta libre no necesariamente atacaran al posible “invasor” que tengas en tu cuerpo, ni será a través de la dosis indicada por el empaque.

Lo mejor es visitar al médico si estás sospechando de tener parásitos o levaduras, o sencillamente como  cosa preventiva.

El médico será el profesional que te indicará las pruebas clínicas para determinar si tienes o no parásitos o levaduras y de qué tipo. De esta forma se podrá atacar más puntualmente el problema.

Afortunadamente existen laboratorios baratos como los Laboratorios Azteca quienes apoyan a sus clientes para ofrecerles el mejor de los servicios junto con su médico y atacar así a cualquier invasor de tu cuerpo.